20 ago. 2012

Una alternativa a la medicina convencional.

Según la OMS, los Fitomedicamentos  (etimológicamente Fito = planta) son un nuevo tipo de medicina cuyo principio activo es un extracto vegetal que contiene varios grupos de compuestos con propiedades farmacológicas distintas pero complementarias para producir su efecto curativo o preventivo.

Provienen de plantas medicinales de amplio uso en las medicinas populares de diversos países.

En México los Fitomedicamentos son denominados “medicamentos herbolarios” y su registro y comercialización está regulado legalmente y se adhiere a diferentes normas.

Un medicamento herbolario tiene la misma importancia que un medicamento químico-farmacéutico; por ello se lo sujeta a la misma obligación de cumplir con las normas de control de calidad que se exigen en la industria farmacéutica para su elaboración y presentación (en forma de tabletas, jarabes, cápsulas, etc.) y deberán cumplir con los requisitos de seguridad y eficacia mediante estudios científicos que demuestren las propiedades del Fitomedicamentos en los pacientes con tal o cual padecimiento, según sea el caso de prescripción del mismo.

Este es un fenómeno muy reciente, empezaron a usarse masivamente en China, a partir de los años 70’s de siglo pasado, cuando las autoridades de ése país decidieron abordar el estudio científico de su herbolaria medicinal tradicional que había sido usada por sus antepasados siglos atrás sin el mismo fundamento científico que Occidente establece para su medicina.

Este proceso de “modernización científica” en el uso de recursos vegetales tan antiguos, descubrió que la composición química de los extractos elaborados con esas plantas necesitaba ser evaluados y entendidos en el marco de la medicina Occidental dominante en el resto del mundo.

Así surgieron los primeros Fitomedicamentos en el mundo, en china, elaborados a partir de plantas medicinales sometidas a procesos masivos de cultivo y de extracción industrial, hasta alcanzar una escala de producción y materias primas que fuera comparable a la de los medicamentos psicofármacos.

Los Fito-medicamentos han ido demostrando su utilidad y ventajas curativas, sobre todo en el manejo de síntomas y enfermedades crónicas (cómo el cáncer por ejemplo) y han empezado a producirse decenas de ellos en varios países del mundo, sobre todo en aquéllos que cuentan con una antigua tradición herbolaria como es el caso de China, India, Alemania, Uruguay, Brasil y México, entre otros.

En Uruguay la Cámara de Fitomedicamentos (CaUFi)  surge en el 2004 con el fin de hacer llegar a manos de toda la población que lo desee esta forma de medicina alternativa; la Cámara de Fitomedicamentos nuclea aproximadamente 33 empresas diferentes, las cuales producen y envasan sus propios productos naturales; siendo una de ellas El Laboratorio Ecológico del Uruguay (Labeco Ltda.)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.