21 ago. 2012

Día Mundial de la Diabetes

Este lunes 14 de noviembre de 2011 se conmemora el Día mundial de la diabetes.

Cabe mencionar en primer lugar que la Diabetes mellitas es una enfermedad crónica que se caracteriza por alteraciones del metabolismo de los hidratos de carbono (azúcares), proteínas y grasas. Los mecanismos por los cuales se producen estas alteraciones están relacionados con un defecto de la producción y/o liberación de la insulina o con la existencia de resistencia periférica a la acción de esta hormona. La disminución del efecto de la insulina acarrea una serie de importantes cambios bioquímicos y fisiológicos de los cuales el aumento de la glucemia -hiperglucemia- es la más conocida. Estos cambios metabólicos van seguidos de una serie de modificaciones de la fisiología normal de algunos órganos; un ejemplo de esto son los cambios a nivel renal, de la conducción nerviosa y de la retina. Todas esas alteraciones son potencialmente reversibles si se corrige el estado metabólico modificado; en caso contrario, éstas conducen a lesiones anatómicas irreversibles que aumentan la morbilidad y la mortalidad.

El crecimiento de esta enfermedad a nivel mundial es alarmante. La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que el número de nuevos casos de diabetes se duplique en los próximos 25 años; será de 135 millones a 300 millones. Aproximadamente el 10 % de todos los hispanoamericanos tiene diabetes. Los habitantes de América Latina tienen una probabilidad dos veces mayor de padecer esta enfermedad en comparación con los que no son hispanos. La obesidad y la inactividad física se presentan como los principales factores de riesgo de diabetes entre este grupo poblacional.

En Uruguay…

El 8,2% de la población es diabética y el 20% de esta desconoce su padecimiento. Además, existe otro 8% de los habitantes con probabilidades de sufrir esta enfermedad. Alrededor de 534.600 personas padecen de diabetes. Sin embargo, existen diferencias inexplicables entre países o ciudades que tienen las mismas condiciones sociales, económicas y alimentarias: la mortalidad pordiabetes en los últimos años se encuentra entre el 12 y 14 por cada cien mil en Uruguay y entre el 6 y el 8 por cien mil en Argentina.
La diabetes es muy poco frecuente en individuos menores de 20 años aunque aumenta ligeramente hasta los 40 y se hace muy frecuente entre los 50 y 70 años. En la mayoría de las estadísticas casi el 50% de los casos han comenzado entre los 40 y 60 años. Dentro de la diabetes infanto-juvenil, la mayor incidencia se encuentra entre los 10 y 15 años, correspondiente a la pubertad.
La frecuencia de la diabetes es casi la misma en los dos sexos por debajo de los 30 años. Después de los 40 la diabetes predomina netamente en el sexo femenino, lo cual puede ser por diferentes causas como:

  •  Una mayor proporción de mujeres en la población.
  •  Influencia de trastornos hormonales en la edad crítica.
  •  Obesidad más frecuente y acentuada en la mujer.
  • Vida más sedentaria.
  •  Vida más prolongada en el sexo femenino.
Cuando las condiciones económico-sociales obligan a la mujer a realizar las mismas tareas que el hombre la diabetes disminuye en el sexo femenino; este hecho se observa especialmente en las zonas rurales.

En cuanto a la raza, no se conoce bien la influencia de ésta sobre la diabetes. En general, hay indicios de que la raza blanca tiene mayor predisposición aunque la mortalidad por diabetes es mayor en las mujeres de raza negra después de los 40 años.

En cuanto a la ubicación y ocupación, la proporción de los diabéticos aumenta en los centros de población más densa. Los factores que influyen en una mayor difusión en Uruguay son los socio-económicos. Los uruguayos disfrutan de un nivel de vida alto y buenas condiciones nutricionales, especialmente en Montevideo. En la capital del país los salarios son más elevados y los alimentos más abundantes, además existen mayores oportunidades para el incumplimiento de las normas de una alimentación ordenada. La consecuencia de esa conducta es el aumento del índice de obesidad. Es así que Uruguay posee la tasa más alta de mortalidad dentro de Latinoamérica: oscila entre el 12 y 15 por cada cien mil habitantes en el último decenio. Las cifras más elevadas corresponden a Montevideo.

La cantidad total de ancianos diabéticos va a aumentar en un futuro cercano y más aún si se tienen en cuenta los casos de diabéticos no diagnosticados, ya que más de la mitad de las personas con diabetes ignoran que la padecen. El porcentaje que experimentará una elevación más aguda será el de los mayores de 85 años.

Las complicaciones agudas son cada vez menos frecuentes pero las que son crónicas, en especial las vasculares, dominan el cuadro. Puede afirmarse que la diabetes es una enfermedad de base endocrina con consecuencias y manifestaciones cardiovasculares. Desde el advenimiento de la insulina esta enfermedad pasó de ser mortal y con corta evolución para convertirse en una patología crónica y de muy larga evolución. Sin embargo, dado que la salud en el anciano se valora en términos de función no se puede dejar de mencionar que la diabetes en este tipo de paciente se asocia con la pérdida de capacidad; la prevalencia de discapacidad es cercana al 66%.

Los datos son alarmantes por lo que esta enfermedad debe ser abordada con precaución y rapidez para poder realizar una detección temprana.

Una vez más sugerimos que la mejor medida para el día a día es la implementación de un estilo de vida saludable mediante ejercicio físico y una alimentación balanceada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.