27 ago. 2012

ÁCIDO ÚRICO (parte I)

ÁCIDO ÚRICO

DEFINICION: es el producto de desecho que dejan los procesos químicos normales de nuestro cuerpo y que se encuentran en la orina y en la sangre.

El aumento de las concentraciones de ácido úrico en sangre puede ser el resultado secundario de la quimioterapia o radioterapia.

Es un compuesto sólido de carbono, nitrógeno, hidrógeno y oxígeno y ligeramente soluble en agua.

Se presenta en forma de escamas blanquecinas y su acumulación excesiva en el organismo produce cálculos y otros trastornos como la gota.

El ácido úrico es un producto de desecho del metabolismo de nitrógeno en el organismo (el desecho principal es la “urea”) y se encuentra en la orina en pequeñas cantidades.

En la sangre humana la concentración de ácido úrico considerado normal, debería ser:

     - para el Hombre hasta 7.2 mg/dl.
     - para la Mujer desde 2.5 a 6 mg/dl.


Cifras según la Asociación Médica Americana (aunque en los vegetarianos se pueden encontrar valores inferiores).

Los niveles anormales de ácido úrico en el sistema se asocian a gota en el ser humano.

La saturación de ácido úrico en la sangre puede dar lugar a cálculos renales (litiasis) cuando el ácido se cristaliza en el riñón.

El aumento de los niveles de ácido úrico en sangre, no siempre se relaciona con gota, sino que puede deberse también a hiperuricemia.

Cuanto mayor es el aumento de ácido úrico en sangre, mayor son las posibilidades de verse afectado por problemas renales o artríticos.

Podemos decir entonces, que el ácido úrico es una sustancia química orgánica de origen natural y de carácter fuertemente ácido.

Se forma en los organismos vivientes superiores como subproducto en el metabolismo de los aminoácidos y las purinas.

Fue descubierto en 1773 por Carl Wilhem Scheele y Torbe Bergman en la orina y en los cálculos de vescícula.

Hoy en día el ácido úrico es sintetizado a partir de la hipoxantina por medio de la enzima xantina-oxidasa.

En el cuerpo, el ácido úrico se forma como producto del metabolismo de las purinas y en condiciones fisiológicas normales se elimina por el riñón y la orina.

Si hay hiperuricemia (concentración de 0.1 g/l en sangre), éste puede precipitarse y acumularse en las articulaciones y en los tejidos conectivos causando la dolencia conocida como “gota”.

Los niveles urinarios pueden crecer en caso de aumento en el metabolismo de las purinas (distrofia muscular) o en caso de existencia de tumores o luego de una intensa quimioterapia.

Cuando las concentraciones de ácido úrico son crónicamente elevadas se puede producir una condición llamada insulino-resistencia y es una complicación común en pacientes diabéticos que tienen un desequilibrio metabólico o un estress oxidativo.

Se ha demostrado que el consumo de fructosa como sustituto del azúcar (situación común en pacientes diabéticos) puede disparar los niveles de ácido úrico.

AFECCIÓN: GOTA

La gota es una enfermedad metabólica producida por acumulación de sales de urato (ácido úrico) en el organismo, fundamentalmente en: articulaciones, riñones y tejidos blandos, se considera una enfermedad reumática.

Sólo en el 15% de los casos la gota se manifiesta en el organismo como resultado de estilos de vida poco saludables, también se presenta en deportistas con alto rendimiento que con frecuencia tienen problemas musculares como fatiga frente al exceso de ejercicio.

CUADRO CLÍNICO

La gota se presenta en 3 fases:

1 - Hiperuricemia (o aumento asintomático de ácido úrico en sangre)


2 - Ataque agudo de gota que puede presentarse en:
 a) grueso artejo del pie o podagra (articulación metatarsofalángica).
 b) en rodillas, tobillo, escápula, hombros y otras articulaciones, produce inflamación y es muy doloroso (en algunos casos no se presenta hiperuricemia).

3 - Gota crónica- debida a ataques recidivantes (recaídas) que producen “tofos gotáceos” (acumulación microscópica de cristales de urato) rodeados de intensa reacción inflamatoria (formadas a su vez por macrófagos, es decir, células gigantes de cuerpos extraños y linfocitos).

La gota predomina en el sexo masculino en un 95% y en las mujeres puede aparecer excepcionalmente durante la menopausia.

PATOGÉNESIS

La gota es producida por la formación de urato monosódico en tendones y tejidos circundantes.

La metabolización de purinas da lugar al ácido úrico, éste, normalmente se elimina por la orina, el que haya exceso de ácido úrico no implica padecer gota.

Las purinas pueden ser generadas por el cuerpo mediante las células de desecho o al ingerir alimentos ricos en purinas tales como mariscos.

Los riñones son quienes se responsabilizan de 1/3 de la excreción de ácido úrico y del resto se encarga el intestino.

Posiblemente los defectos hereditarios de riñones sean responsables de predisponer a las personas a desarrollar gota.

Hay diferencias étnicas que hacen propensos al padecimiento de gota, es elevado el padecimiento de esta dolencia en las islas del Pacífico y en Nueva Zelanda, pero se ve rara vez en los aborígenes australianos.

En E.U. la gota es dos veces más frecuente en afroamericanos que en caucásicos.

También parece ser una enfermedad estacional, ya que la mayoría de los ataques suceden en primavera.

La gota es una forma de artritis que afecta a hombres cuyas edades oscilan entre los 40 y 50 años.

Los altos niveles de ácido úrico en sangre son provocados por alimentos ricos en proteínas.

El consumo excesivo de alcohol frecuentemente causa ataques agudos de gota y contribuyen también factores hereditarios.

Habitualmente las personas con gota presentan obesidad, predisposición a diabetes e hipertensión y con alto riesgo de enfermedades cardíacas.

La gota es más común en la alta sociedad debido a la dieta rica en proteínas, grasas y alcohol.

Cuando se produce como consecuencia de otras enfermedades tales como insuficiencia renal, en esos casos, es independiente del estilo de vida de la persona.

La gota también puede desarrollarse como comorbilidad de otras enfermedades como policitemia, leucemia, ingesta de citotóxicos, obesidad, diabetes, hipertensión, trastornos renales y anemia hemolítica, a esta forma de gota se le llama gota secundaria.

PREVENCIÓN:

el nivel sérico de ácido úrico es el factor principal de riesgo para la gota, este nivel es el resultado de la ingesta y la salida de alimentos a nuestro organismo.

OTROS ENFOQUES:

las sugerencias que se brindan a continuación no cumplen con la aprobación universal de los médicos, siempre se recomienda consultar previamente con un especialista, sin embargo pueden ayudar mucho en el tratamiento.

Lorena Lecuna

Véase también: Ácido Úrico (parte II)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.