27 ago. 2012

Los higos como fuente de salud

Les presentamos el fruto que le cambiara la vida

El higo es una gran arma natural a su alcance, y que

muchos desconocemos y otros ignoramos.

Les presentaremos durante un lapso de tiempo, todas

las cualidades y utilidades de este fruto que estamos

seguros que usted apatir de ahora lo sabrá apreciar.

Lo primero que vamos a estudiar precisamente es el fruto en toda su totalidad. El higo es una fruta obtenida de la higuera (Ficus carica). Desde el punto de vista botánico el higo no es un fruto sino una infrutescencia (o sea un conjunto de frutos). Existen más de 750 especies de higos diferentes entre las que hay comestibles y no comestibles. Esta fruta podría provenir de Asia Occidental, aunque posteriormente se distribuyó por todo el Mediterráneo. Se sabe que el ser humano ya lo conocía y recolectaba antes del año 9000 a. C. La higuera da dos cosechas al año: la primera (abril a mayo en el hemisferio norte, octubre a noviembre en el hemisferio sur) de brevas, mientras que la segunda (agosto a septiembre en el hemisferio norte, febrero a marzo en el hemisferio sur) son higos. Los higos miden 6 ó 7 cm de largo y 4,5 a 5,5 cm de diámetro. Son muy estacionales y se pueden encontrar fácilmente en el hemisferio norte en los meses de agosto y septiembre (febrero y marzo para el hemisferio sur).

Características

De porte bajo, más semejante al de un arbusto que al de un árbol (entre 3-10 m), sobre todo cuando emite rodrigones que sostienen sus ramas. Poco exigente en cuanto a las cualidades del terreno, su crecimiento es lento. No es raro ver retoños o pies bastante desarrollados creciendo en farallones rocosos o viejos muros. La corteza es lisa y de color grisáceo. Las hojas son caducas, de 12 a 25 cm de largo y 10 a 18 de ancho, profundamente lobuladas, formadas por 3 ó 5 lóbulos. Produce frutos compuestos de un tipo especial, el sicono, a los que se conoce como higos (sicono etimológicamente significa higo). Las higueras crecen espontáneamente en terrenos rocosos e incluso en muros, donde pocas plantas encuentran oportunidad. El desarrollo de sus raíces es temido por mover los suelos donde están situadas. La higuera produce un látex irritante. Algunas higueras, llamadas breveras, son bíferas o reflorecientes, porque producen dos cosechas al año, la primera, que es de brevas, a principios del verano, y la segunda, de higos, sobre finales del estío. Las brevas se producen en otoño, pero permanecen en el árbol durante el invierno, madurando al final de la primavera. Otras higueras, en cambio, solo dan higos. Es una de las especies aptas para cultivar como bonsái.

Historia

Los frutos de la higuera son diversos, distinguiéndose muchas variedades y distintas fructificaciones estacionales, designándose con términos como higos blancos, higos reina, higos negros y brevas. Fue una de las primeras plantas cultivadas por el hombre. Un artículo en la revista Science constataba el hallazgo de nueve higos fosilizados fechados alrededor de 9400-9200 a. C. en el poblado neolítico Gilgal I, en el Valle del Jordán. Debido a que las higueras son del tipo partenocarpico, constituyen una de las especies domesticadas. Este hallazgo antecede la domesticación del trigo, la cebada y las legumbre, por lo que puede ser el primer caso conocido de agricultura. A medida que la migración humana transportó el árbol fuera de su ámbito natural se han desarrollado o aparecido miles de cultivares, la mayoría sin nombre y durante miles de años ha constituido un importante cultivo alimenticio.

Higuera creciendo sobre un tronco de olmo del Cáucaso (Zelkova carpinifolia).

Cultivo y usos

Además de como fruto fresco de temporada, los higos se han consumido tradicionalmente tras someterse a la técnica del secado, esta ha sido la manera más común de conservar la fruta. La fruta "seca" o "pasada", y en especial los higos, era un alimento especialmente valorado. El proceso permitía dilatar su consumo en el tiempo y cubrir momentos en los cuales la escasez de alimento era notoria. Sus hojas han sido usadas en la alimentación animal. Hay básicamente tres variedades de higueras cultivadas:[]
  • Higueras de Esmirna que requieren polinización por la avispa del higo y cabrahigos para desarrollar las cosechas.
  • Persistente (o común) no necesitan polinización; el fruto se desarrolla por medios partenocárpicos.
  • Intermedio (o San Pedro) no necesitan polinización de cultivos para establecer la breva, pero sí la necesitan, al menos en algunas regiones, para el cultivo principal.
Higuera
Estado de conservación
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino:
Plantae
Subreino:
Tracheobionta
División:
Magnoliophyta
Clase:
Magnoliopsida
Orden:
Rosales
Famila:
Moraceae
Subfamilia:
Ficeae
Género:
Ficus
Subgénero:
Ficus
Especie:
F. carica

Floración

En esta especie el diagrama floral es bastante complejo, al principio se pensaba que la higuera no tenía flores, la evolución ha hecho volver del revés a la inflorescencia por lo que las flores están ocultas encerradas en el interior de un receptáculo en forma de pera que tiene un pequeño polo apical. Estas flores originarán unos pequeñísimos granos más bien duros denominados aquenios, vulgarmente llamados pepitas que son los verdaderos frutos de la higuera (drupas) y todo ello está soldado en una carnosa masa jugosa y azucarada dentro del receptáculo. En resumen, las flores y frutos se desarrollan en el interior de una estructura esférica que en botánica se llama sícono o higo. Algunas higueras son bíferas o reflorescentes porque producen dos cosechas al año, la primera a finales de primavera dando brevas, y la segunda a finales de verano dando higos. Está cubierto de una piel fina que da color a su exterior y según la variedad puede ser de diferentes colores y tamaños, que van del verde, morado o negro. La pulpa con alto contenido energético es carnosa y de intenso sabor dulce, está llena de aparentes menudas y abundantes pepitas o semillas que son en realidad sus verdaderos frutos. En la ribera mediterránea española existen diversas denominaciones del higo, en referencia a la forma, especie, tamaño y color.

Propiedades nutritivas

Las especies comestibles son muy digestivas porque contienen una sustancia llamada cradina que es un fermento digestivo y alto contenido en fibra mejorando el tránsito intestinal por ello también es utilizado como laxante; ácidos orgánicos como el ácido cítrico, málico y acético; sales como potasio, magnesio y calcio, y vitaminas A, B1, B2, B3 y C. Contiene un 80% de agua y altos contenidos en hidratos de carbono como la sacarosa, fructosa y glucosa. Los frutos no maduros resultan tóxicos para el estómago.

Composición por cada 100 g de higo fresco

Higo (fruta) Valores nutricionales por 100g[1]
agua: 80 g fibras: 2,5 a 3,3 g valor energético: 65,7-74 kcal grasas: 300 mg
carbohidratos: 12-16 g proteínas: 750 mg cenizas: 0,6 g
Oligoelementos
potasio: 232-235 mg calcio: 38 mg magnesio: 17-20 mg hierro: 0,37 mg
sodio: 1 mg
Vitaminas
provitamina A: 25 µg vitamina B1: 60 µg vitamina B2: 50 µg vitamina B3: 420 µg
vitamina C: 2-2,3 mg

El higo seco

El higo se puede desecar para convertirse en "higo seco" o "higo paso". El fruto que no se consume en la temporada se seca al sol en secaderos similares a los de la uva pasa, pudiéndose conservar más tiempo para utilizarlo en la elaboración de diversos postres, incluso helados. El higo seco se forma aplastando con la mano el higo fresco y colocado sobre cañizos poniéndolo al sol durante días dándole la vuelta un par de veces para evaporar la mayor parte de su agua. En este proceso debe haber temperaturas superiores a 30 °C en los momentos más soleados y no haber días nublados. El higo seco tiene respecto al higo fresco mucho más calcio e hidratos de carbono y por lo tanto más calorías y mucha menos agua. Se puede encontrar todo el año ya que al contener un alto grado de azúcares que actúan de conservante natural y al estar desecado se mantiene en perfecto estado durante largo tiempo.

Composición por cada 100 gramos de higo seco

Calorías 250 kcal
Calcio (mg) 144
Hidratos de carbono (mg) 48

Higo
Valor nutricional por cada 100 g seco y crudo
Energía 0 kcal 0 kJ
Carbohidratos 63,87 g
• Azúcares 47,92 g
• Fibra alimentaria 9,8 g
Grasas 0,93 g
Proteínas 3,30 g
Tiamina (Vit. B1) 0.085 mg (7%)
Riboflavina (Vit. B2) 0.082 mg (5%)
Niacina (Vit. B3) 0.619 mg (4%)
Ácido pantoténico (B5) 0.434 mg (9%)
Vitamina B6 0.106 mg (8%)
Ácido fólico (Vit. B9) 9 ?g (2%)
Vitamina C 1.2 mg (2%)
Calcio 162 mg (16%)
Hierro 2.03 mg (16%)
Magnesio 68 mg (18%)
Fósforo 67 mg (10%)
Potasio 680 mg (14%)
Zinc 0.55 mg (6%)
% CDR diaria para adultos.
Fuente: Base de datos de nutrientes (USDA)


Polinización

La polinización la efectúan unas especies de insectos himenópteros o pequeñas avispitas en una forma muy peculiar, un caso muy interesante de simbiosis. Existe una especie de avispas adaptada a cada especie de higo. La Blastophaga psenes poliniza al higo común. La hembra penetra al sícono por un orificio natural llamado ostiolo, deposita sus huevos y allí muere después de polinizarlo. Cuando las crías nacen, los machos fecundan a las hembras que aún estan en el ovario y mueren dentro, nunca salen. Las avispillas hembras fecundadas salen por el ostíolo llevándose consigo el polen de las flores masculinas. Esta relación simbiótica lleva millones de años. Muchas higueras silvestres son de dos tipos, uno femenino y otro hermafrodita, por ejemplo el higo comúnmente llamado "turco" o "griego" (variedad Smirna o Zmir). Para efectuar su polinización se ha usado desde miles de años el método llamado caprificación que consiste en colgar ramas de la higuera con higos masculinos, llamados higos de cabras porque no son comestibles, cerca de las higueras de fruto para que las avispillas hembras vayan de una planta a otra y efectúen su polinización y fructificación.[2] En cambio la mayoría de las variedades de consumo humano no necesitan de este método, ya que son partenogenéticas y siempre dan fruto en ausencia de polinizador.

Gastronomía

En España se realiza con el higo una bebida alcohólica compuesta de aguardiente denominada "licor de higo". En gastronomía es variada su utilidad, desde acompañamiento en contraste con algunos platos salados como carne asada o de caza, o en platos dulces para realizar diferentes postres como mermeladas y repostería. Con el fruto seco se realiza el denominado "pan de higo" (higo desecado y prensado con almendras). Esperamos que les haya sido de gran ayuda, y estamos seguros de que si usted nos permite mostrarles mas a fondo nuestros estudios les serán de gran utilidad.

Usted puede contactarse con nosotros a través de nuestro sitio Web : www.contraelcancer.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.