27 ago. 2012

LOS ANTIOXIDANTES (parte II): RADICALES LIBRES Y OXIDACION


La respiración que se produce en presencia de oxígeno y que es vital para nuestra vida y la de la vida celular, trae como consecuencia al producción de esas moléculas llamadas Radicales Libres, éstos a lo largo y durante el transcurso de la vida nos traen efectos negativos, ya que poseen la capacidad de alterar el ADN (es decir los genes), los lípidos y las proteínas.

En el cuerpo humano, como bien sabemos, hay células que se renuevan constantemente, tal es el caso de nuestra piel, y otras que no se renuevan como las neuronas.

Cómo hemos visto anteriormente, con el paso de los años, los radicales libres pueden producir alteraciones genéticas aumentando el riesgo de padecer cáncer y reduciendo la capacidad de renovación celular.

Hay cosas que favorecen la producción de los radicales libres, por ejemplo, el tabaquismo, las dietas ricas en grasas, la práctica intensa de ejercicios, la contaminación ambiental, las sobreexposiciones solares.

ANTIOXIDANTES VERSUS RADICALES LIBRES

Se han realizado muchos estudios en cuanto al papel que juegan los antioxidantes en distintas patologías tales como: patologías cancerosas, alteraciones cardiovasculares, alteraciones nerviosas, sida, etc.

En su gran mayoría los estudios se han basado fundamentalmente en: Vitamina E, C, Beta-carotenos, selenio, zinc, flavonoides.

La relación directa entre antioxidantes y enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares están fehacientemente demostradas.

La modificación del llamado “colesterol malo” LDL es el que desempeña el papel principal, ya que inicia el desarrollo de la arterosclerosis (engrosamiento y endurecimiento de los vasos sanguíneos debido al depósito graso en sus paredes) la cual impide el pasaje fluído de la sangre.

Los antioxidantes pueden “bloquear” radicales libres que modifican el LDL (colesterol malo) y así se reduce el riesgo cardiovascular.

¿Deberíamos entonces pensar que los antioxidantes sólo nos aportan ventajas?


A pesar de la ingesta de alimentos ricos en propiedades antioxidantes, ello propicia la disminución y riesgo a padecer ciertas patologías, sin embargo, no modifica el deterioro normal propio de la vejez y tampoco nos asegura la longevidad.

El consejo más apropiado entonces es: procurar tener una alimentación variada y equilibrada que incluya vegetales y frutas varias, y no abusar de alimentos ni suplementos enriquecidos con antioxidantes, sino más bien, como dice el dicho: “ todo en su justa medida”.

ANTIOXIDANTES: DEPURATIVOS DE NUESTRO CUERPO

El consumo de antioxidantes es primordial para la limpieza de nuestro organismo.

A quien no le ha sucedido de pasar por largas temporadas de desgano, cansancio continuo, agotamiento casi total, hay alimentos que nos ayudan a combatir ese estado de ánimo.

Por ejemplo: Las cerezas nos permiten depurar el organismo, también contribuyen con nuestras articulaciones y cooperan también con las personas que padecen de ácido úrico.

El pepino porta silicio lo cual no aporta elasticidad a la piel, por ello son tan conocidas las máscaras faciales que dejan como resultado la piel tersa, humectada y suave.

Otros aportes los proporcionan los arándanos rojos, el té verde y té blanco (tan populares en China), vino tinto (un vasito diario, no abusar), frutos rojos en general, y kiwis entre otros.

Lorena Lecuna

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.