21 ago. 2012

Alimentación Biológica

La agricultura convencional utiliza incontables insecticidas para exterminar insectos y otras plagas, incluso otras plantas que crecen junto al cultivo, combatir enfermedades, alterar el crecimiento etc…todos estos productos que son utilizados no son inocuos, aun cuando se utilizan en pequeñas dosis. La agricultura biológica es la que trata de evitar estos tratamientos y producir cultivos más naturales.
Este tipo de producción alimenticia permite mantener la salud de los agricultores y consumidores al no utilizar semillas transgénicas y producir alimentos equilibrados en nutrientes, ya que cultiva sin utilizar productos agroquímicos, respetando los ritmos de crecimiento naturales, sin aditivos.
Con los alimentos biológicos se recupera el verdadero y propio sabor de los alimentos, además de que se conservan mejor que los alimentos convencionales.
Consumiendo alimentos biológicos se contribuye a mantener el patrimonio genético, ya que si se prescinde de agroquímicos es necesario que las plantas se cultiven en su lugar de origen, es decir, que sean autóctonas.
A su vez, la fertilización química mata la vida microbiana del suelo. El uso de este tipo de cultivos protege el medio ambiente, es decir, fertiliza la tierra.
Favorece la retención del agua y no contamina los acuíferos.
Fomenta la biodiversidad.
Mantiene los hábitats de los animales silvestres, favoreciendo la vida de numerosas especies.
Contribuye de manera eficaz a la descontaminación del aire, el agua, el suelo, la flora y la fauna, hoy envenenados por la agricultura y ganadería intensivas.
Al consumir alimentos biológicos se contribuye a extender su cultivo y, por tanto, a evitar la contaminación de la tierra, las aguas y el aire.
Los cultivos biológicos preservan la vida rural, la cultura y la tradición del campo. Permite la soberanía en función de los alimentos, la producción, el comercio y el consumo local, como base de la economía de las regiones.
A su vez impulsa la creación de puestos de trabajo en el campo, ya que la agricultura biológica requiere la constante presencia de los agricultores; libera a estos últimos de la dependencia de las grandes empresas multinacionales y transnacionales.
Demandar alimentos biológicos es una elección responsable que puede lograr cambios en la actividad de empresas y administraciones, impulsándolas hacia métodos y productos más respetuosos con el medio y la salud de todos.
La agricultura biológica tiene relación directa con el desarrollo de una nueva industria alimentaria, que elabore verdaderos alimentos sanos y nutritivos, no meros comestibles.
Según datos oficiales, el 60% de las enfermedades degenerativas están relacionadas con la comida. El consumo generalizado de alimentos biológicos, supondría un gran ahorro tanto para las familias como para los gobiernos.
Desde una visión global de la economía, la agricultura biológica es una forma de producción que no sólo contempla los aspectos relacionados con la salud y el medio ambiente, sino que además regenera y enriquece el patrimonio del agricultor, de la naturaleza y el medio ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.