21 ago. 2012

Consejos alimenticios para prevenir el cáncer.

Los vegetales, verduras o frutas, son un importante aliado en la prevención del cáncer.
Según los expertos en el asunto las dietas con un alto contenido de crucíferas, como el repollo y el brócoli, así como las frambuesas oscuras, pueden prevenir la mayoría de las formas más comunes de la enfermedad.

Los científicos advierten que el impacto benigno de estos vegetales solo se manifiesta cuando son consumidos crudos, no recocidos. La cocción elimina aproximadamente un 60% de los isotiacianatos.
Las causas del cáncer son muy complejas  la medicina moderna aun no ha logrado encontrar soluciones claras y efectivas. Amen de ello cada vez es más aceptada la idea de que la buena alimentación y los cambios de hábitos que nos impone la vida moderna son una buena forma de prevenir esta enfermedad. Es sabido que la incidencia de algunos factores como ser las dietas deficientes, el tabaco, exposiciones al sol, etc. provocan cerca del 35% de las muertes de cáncer.

A continuación presentamos una lista con algunos elementos que ayudan a prevenir el cáncer, porque es de publico conocimiento que siempre es mejor prevenir que curar.

Manzana: Contiene ácidos clorogénico y elágico que bloquean la aparición de cáncer en experimentos con animales. Al tener pectina, la fibra también actúa favoreciendo la eliminación de toxinas a través de las heces.

Aceite de oliva: El aceite de oliva disminuye el riesgo de evolución de la mucosa digestiva a adenoma o carcinoma. Sin olvidar que al mantener flexibles las arterias mejora la circulación y oxigenación de todos los tejidos.

Cítricos: Gracias a la cantidad de vitamina C que contienen, son antioxidantes y estimulantes de las células de defensa. Además son ricos en flavonoides, protectores de los capilares sanguíneos que mantienen las membranas permeables y oxigenadas.

Agua: El agua mantiene vivas nuestras células, regula muchas funciones y ayuda a la eliminación de toxinas.


Ajo y cebolla: actúa como depurador del hígado, eliminando las sustancias tóxicas que se acumulan en la sangre y tejidos.


Berenjena: Como otros vegetales de color violeta, contiene sustancias anticancerosas que protegen las células de las mutaciones que provoca el cáncer.

Coles: El brócoli, repollo, coliflor, berro y rábanos; refuerzan las defensas, eliminan los radicales libres y protegen las células.


Fresas: Son interesantes por sus efectos depurativos. Ayudan a limpiar el organismo de toxinas, contienen fibra, minerales y vitaminas.

Frutas del bosque: Las moras, arándanos y grosellas son ricas en un pigmento morado llamado antocianina que tiene un efecto antioxidante.

Frutos secos: Las nueces, avellanas, almendras y semillas de girasol contienen vitaminas B y E, y minerales como el magnesio, manganeso, selenio y zinc. Funcionan como antioxidantes.

Legumbres: Las legumbres son muy ricas en fibras e inhibidoras de proteasas que previenen los tumores de mama y colon principalmente.

Algas: Las algas son una comida habitual en países como Japón, con una baja incidencia de cáncer de mama. Se recomiendan para ayudar a eliminar los efectos secundarios de la quimioterapia y radioterapia por sus efectos reforzadores del sistema inmunológico.
Yogur: Las bacterias que contiene el yogur (Lacto bacilos por ejemplo) regeneran la flora intestinal y evitan la aparición de productos tóxicos en la digestión. Muy útil para prevenir el cáncer de colon.

Melón: Es rico en beta carotenos antioxidantes y contiene muy pocas calorías para evitar los tumores relacionados con la obesidad.


Miel: Tiene propiedades antisépticas, por lo que es útil para evitar las infecciones asociadas al descenso de la inmunidad que conlleva el tratamiento con quimioterapia.

Pescado: contiene Omega 3 que además de ser beneficiosos para el corazón y las arterias también se utilizan para mejorar el estado de las personas con cáncer.

Arroz integral: Al ser una semilla, contiene inhibidores de la proteasa que retrasan la aparición del cáncer. En el salvado de arroz existen sustancias anticancerosas que protegen del cáncer del colon, mama y próstata.

Pimientos: Son ricos en beta carotenos y vitamina C, ambos dos son antioxidantes y protectores de las mucosas.


Remolacha roja: Es un excelente regenerador celular.


Soja: Las mujeres orientales tienen menor riesgo de padecer tumores de mama y ovario. Parece que la dieta rica en soja y sus derivados como el tofú, tempeh, miso o seitan es responsable de su invulnerabilidad. La soja contiene genisteína, inhibidores de las proteasas e isoflavonas, protectores frente al cáncer de mama.

Té verde: Es un poderoso protector contra las radiaciones ambientales.


Tomate: El tomate crudo es rico en licopeno, un caroteno que ha demostrado su papel protector frente al cáncer de próstata. También contiene otras sustancias en la piel y en las semillas que tienen efectos anticancerígenos.

Zanahoria: contiene beta carotenos, el cual es un conocido antioxidante. Es el vegetal protector de los fumadores por su capacidad para regenerar las células del epitelio respiratorio.

Uva: Las uvas con piel y semillas contienen antioxidantes como el resveratol que bloquean los agentes cancerígenos y el crecimiento de los tumores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.