27 ago. 2012

LOS ANTIOXIDANTES (Parte I): Introducción


Muchas veces hemos oído hablar en los medios de información insistiendo en las bondades de los productos alimenticios enriquecidos con vitaminas y los posibles beneficios para nuestra salud en la implacable “lucha contra la oxidación” del organismo (es decir, ante ciertas enfermedades o frente al envejecimiento).

¿Qué son los antioxidantes?


Son moléculas, principalmente vitaminas y oligoelementos que intervienen en funciones vitales como: la respiratoria, digestiva, neurovegetativa, muscular, ayudando a regular y equilibrar.

Son sustancias que presente a bajas concentraciones respecto a las de un sustrato oxidable (biomoléculas) retarda o previene su oxidación.

El antioxidante al chocar con el radical libre cede un electrón, se oxida y se transforma en un radical libre débil No Tóxico, nuestro organismo posee su propio ejército de antioxidantes, en generaciones pasadas estos sistemas de defensa eran suficientes pero hoy en día, debido a nuestro entorno (sobre todo a la contaminación ambiental) ya no es el caso.

Los sistemas de defensa de nuestro cuerpo necesitan aliados adicionales.

Los antioxidantes se encuentran en forma natural en nuestro organismo (endógenos), y en ciertos alimentos (exógenos), pudiendo bloquear la acción oxidativa de los radicales libres y evitar daños.

Estas sustancias ingresan a nuestro organismo mediante la vía de alimentos.

Para entender esta reacción en su totalidad debemos saber:

¿Qué son los radicales libres y qué producen en nuestro organismo?

Son moléculas llamadas “desequilibras” con átomos que poseen un electrón el cual tiene la capacidad de aparearse y por ello son muy reactivos.

Estos radicales libres van recorriendo nuestro organismo procurando capturar un electrón de moléculas estables cuyo fin es lograr su propia estabilidad electroquímica y provocando reacciones destructoras en cadena de nuestras células.

Es así que los antioxidantes “entran en acción” retrasando el proceso de envejecimiento, combatiendo la degeneración y muerte de nuestras células provocadas por los radicales libres.

Nuestro cuerpo es incapaz de neutralizar estos radicales libres y a ellos nos exponemos prácticamente a diario, es así que debemos obligarnos a ingerir alimentos que posean propiedades antioxidantes los cuales sí poseen capacidad de neutralización.

Los radicales libres son moléculas que, como ya dijimos, produce nuestro organismo y que en determinadas cantidades y estando bajo cierto “control” que ejercen sobre ellos los antioxidantes, permiten que podamos defendernos y protegernos de bacterias, virus, etc.

La exposición al humo del tabaco, el stress cotidiano, la contaminación ambiental, ciertos medicamentos, excesos de grasas (de origen animal), y aceites cocidos (principalmente fritos), pueden llegar a producir mayor cantidad de radicales libres y al estar fuera de control, comienzan a atacar y dañar las células de nuestro organismo convirtiéndolas en nuevos radicales libres (produciendo reacción en cadena).

Cuando estos radicales dañan nuestras células, nuestra piel pierde tersura y se va tornando reseca y arrugada, también produce daño en los glóbulos blancos (que son los encargados de nuestras defensas) y así se va debilitando paulatinamente nuestro sistema inmunológico.
Tal degeneración de tejidos hace al cuerpo proclive al desarrollo de tumores de distinta índole (cáncer de mama, útero, de próstata, de pulmones, estómago entre otros), también estamos más propensos a enfermedades relacionadas con el mal de Alzheimer, artritis, etc.

Los antioxidantes son entonces, esas sustancias que ayudan a neutralizar (ponen de cierta forma un Stop) a los radicales libres protegiendo así a las células, se mejora nuestra capacidad inmunitaria, se retrasa el envejecimiento de la piel.

Forman una barrera o protección contra el cáncer, también contra enfermedades cardíacas de diversa índole, ya que protegen las paredes de las arterias haciendo que la sangre fluya libremente, mejorando la calidad de vida.

Lorena Lecuna

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.