20 ago. 2012

Desarrollo sustentable. Un desafío de urgencia.


La satisfacción de necesidades humanas fundamentales conlleva a una mejora en el nivel y la calidad de vida y, como resultado, a que la gente viva más y viva mejor. Algunas de las necesidades básicas están relacionadas con el acceso a los alimentos, el vestido, la vivienda. Si bien esas necesidades puedan ser similares en distintas sociedades y épocas, es claro que los satisfactores  –o sea la forma en que la gente satisface esas necesidades- pueden ser muy distintos.
Llegados a este punto es importante señalar que cualquier actividad humana tendiente a satisfacer necesidades sociales tiene un impacto sobre  su  entorno. No obstante, el tipo de satisfactores determina la magnitud de ese impacto. Por ello, no se trata de estigmatizar la relación entre la sociedad contemporánea y la naturaleza, ni de idealizar dicha  relación en el pasado.
La relación del ser humano con el ambiente siempre ha sido contradictoria y es necesario tener en cuenta la dinámica histórica de este conflicto.
Como otros seres vivos, el hombre  –desde sus orígenes - se ha visto impelido a destruir lanaturaleza para su subsistencia, a través de la caza, la pesca o la recolección de frutas o hierbas. También, en un largo proceso de evolución bio-psi co-social generó actividades tendientes a reproducir o contribuir a la reproducción de seres vivos con el  propósito de vivir mejor (agricultura, ganadería, etc.). Por lo tanto la contradicción entre las acciones de depredación y reproducción del medioambiente ha estado presentes desde siempre.
Lo que es distintivo de la especie humana no es ni el efecto degradante sobre el medio ambiente, ni la transformación de ese ambiente para sobrevivir. Lo que es específico es que ese metabolismo con la naturaleza externa se da de forma mediada. El ser humano transforma el medio ambiente externo usando instrumentos que, a diferencia de los  usados por otras especies, son acumulados de generación en generación.
Los problemas socioambientales, por lo tanto, no son nuevos ni privativos del actual estadio de evolución de la especie humana, sino de las características propias de esta especie.
El desarrollo económico y social se enfrenta a determinados límites no por la utilización  de recursos naturales ni por la generación de residuos; esto es algo natural, inevitable, y  común a cualquier especie de ser vivo. Los límites aparecen cuando esos recursos son utilizados a un ritmo mayor a las capacidades de la naturaleza por reproducirlos o cuando los desechos son generados a un ritmo también mayor a la capacidad de  absorción de la naturaleza. Los problemas ambientales surgen, de una contradicción entre el ritmo de los ciclos biogeoquímicos, y el ritmo de los ciclos de producción human.
Entonces sí aparece el desafío de no destruir los recursos del hábitat social que hacen posible la vida digna hoy y en el futuro.
En resumen, los problemas socioambientales están asociados a la conflictiva relación del ser humano con su medioambiente, son inherentes al desarrollo de la especie sobre la tierra y, como veremos, la manifestación de esos problemas en nuestro tiempo adquiere ribetes alarmantes por su dimensión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.