7 nov. 2012

EL SULFORAFANO Y LAS ENZIMAS DE DETOXIFICACIÓN


Convencido como Hipócrates de que la dieta puede ser la mejor herramienta preventiva frente a las llamadas enfermedades el ya citado doctor Talalay ha consagrado su carrera al estudio de los efectos protectores frente al daño celular y el cáncer de distintas variedades de verduras. Y fruto de su ingente trabajo este investigador elaboraría una especie de estrategia quimio-protectora que consiste en sacar partido de las enzimas de detoxificación de la Fase II del organismo, aquellas que nuestro cuerpo produce para neutralizar tanto las sustancias químicas potencialmente carcinógenas, como los radicales libres –responsables del envejecimiento y del daño celular- antes de que puedan dañar el ADN e iniciar el desarrollo del cáncer y otras enfermedades.
     Pues bien, sería como resultado de esa investigación que el doctor Talalay y su equipo aislaron e identificaron en 1992 el sulforafano- y su precursor natural: el sulforafano glucosinolato-descubriendo que este compuesto natural presente en el brócoli- en concreto emplearon la variedad llamada Brassica Oleracea Italica- es el más potente estimulador natural conocido de las mencionadas enzimas de Fase II. Además desentrañaron sus mecanismos antioxidantes y dedujeron que funciona de forma indirecta. Es decir, que no neutraliza directamente los radicales libres como sí lo hacen antioxidantes directos –las vitaminas C y E o los betacarotenos, por mencionar algunos- sino que lo logra induciendo o estimulando la actividad de esas enzimas detoxificadoras que, según explica Talalay, “actúan como un mecanismo de defensa al provocar una actividad antioxidante amplia que neutraliza muchos radicales libres haciendo el ciclo una y otra vez antes de que puedan causar el daño celular que podría llevar a mutaciones y provocar cáncer”. Aclararemos que los efectos de los antioxidantes indirectos como el sulforafano pueden además durar días pues crean una especie de “ejército” de antioxidantes preparado para neutralizar los radicales libres mientras los antioxidantes directos sólo neutralizan cada uno, una molécula de un radical libre y se destruyen durante el propio proceso. De ahí que los indirectos resulten más eficaces a la hora de estimular a las células para protegerse frente a cualquier patología, cáncer incluido.
       Pero, ¿qué son esas importantes enzimas y cuáles son sus funciones? Bien, pues estas enzimas detoxificadoras –tanto las de la fase I como las de la fase II- son enzimas hepáticas a las que se considera la primera línea de defensa del cuerpo frente a las enfermedades. Y adelantamos que el funcionamiento armónico de ambas familias es esencial para que el organismo pueda protegerse de forma efectiva de todo tipo de sustancias tóxicas a las que está expuesto en todo momento. Armonía que es fundamental porque resulta que esos dos grupos de enzimas trabajan el uno contra el otro de manera que sólo cuando sus efectos contradictorios se equilibran se consigue esa eficaz  protección frente a la enfermedad. Lo explicamos:
        Por un lado, las enzimas de la fase I se encargan de localizar las sustancias tóxicas y carcinógenas que han entrado en el cuerpo- por la dieta, por la contaminación del entorno, por la exposición de toxinas, etc.- y hacerlas más reactivas –es decir, potencialmente más cancerígenas-, más solubles en agua y más fáciles de eliminar del cuerpo por la acción de las enzimas de fase II. Cuando éstas son activadas por algún componente de la dieta –como es el caso del sulforafano- el cuerpo es más capaz de detoxificar los reactivos producidos por las enzimas de fase I, bien atacándolos directamente, bien volviéndolos inertes y favoreciendo su expulsión del organismo por los mecanismos de depuración habituales.
          Pero si se rompe el equilibrio de este sistema podría ocurrir que la fase I activara carcinógenos que la fase II no pudiera eliminar y entonces se producirían daños que conducirían a la enfermedad.

                                                          Andrés Acosta
                                                          Grupo Labeco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.